Wikiexplora-2018-gimp.gif 347X140-wikiexplora.gif OR.gif

Lago Verde - Lago Palena

De Wikiexplora
Saltar a: navegación, buscar


Día 2
__ Ruta Lago Verde - Lago Palena
__ Alternativa


Ver instrucciones para seguir el track en tu teléfono al caminar
Mammut mobile.gif Wikiexplora.gif 347X140 wikiexplora.gif OR.gif
Cuadro Resumen (editar)
Actividad Trekking
Ubicación Chile, Chaitén
Belleza Atractiva
Atractivos Vistas panorámicas, Bosque, Lago, Laguna, Río, Patrimonio Cultural, Parque Nacional
Duración 4 días
Sendero Tramos sin sendero
Señalización Insuficiente
Infraestructura Inexistente
Topología Cruce
Distancia (k) 0
Habilidades No requiere
Primer autor Rutas Patrimoniales
Descargar KMZ/GPX Debes registrarte para descargar. Formulario es BREVISIMO
Para ver estos botones debes registrarte. Toma 30 segundos: es un formulario minusculo, de solo 3 campos obligatorios.




Instagram_wikiexplora.png
Logo.png
Logo favicon.png


Rutas patrimoniales ministerio de bienes nacionales.png
Contenido original de Rutas Patrimoniales
del Ministerio de Bienes Nacionales
Día 2

Descripción General

Hito 8 dia1 Lago Verde Lago Palena.jpg

Es un sendero lineal de un poco más de 55 kilómetros de extensión, que comienza en el poblado agrícola y ganadero de Lago Verde, ubicado cerca del límite con Argentina y que desde ahí se dirige hacia el Norte, hasta llegar al Lago Palena. En el trayecto se cruzan varios campos en proceso de roce o limpieza, se vadean ríos caudalosos como el Río Pico, se atraviesa varias veces el Río Quinto y se aprecian en toda su majestuosidad grandes macizos montañosos cubiertos de espesos bosques, hasta adentrarse en los bosques casi vírgenes de lenga (Nothofagus pumilio) ubicados en la Reserva Nacional Lago Palena.

La ruta se divide en cuatro tramos, los cuales se han estructurado a partir del tiempo máximo que pueden cabalgar los caballos durante una jornada (aproximadamente cinco horas y media, en camino de mediana dificultad).

El primer tramo corresponde a un trecho de relativa facilidad, aunque de una longitud considerable (más de 20 kilómetros), que termina en un refugio de propiedad privada que permite descansar y alimentar a los animales, previa solicitud del permiso correspondiente.

El segundo tramo, si bien es más corto (más de 13 kilómetros), pues comienza en el refugio y termina a orillas del Lago Quinto,comprende un trecho de mayor dificultad. La huella aumenta bruscamente su nivel de altura,lo que sumado a las pendientes,al barro,a las raíces y a los lechos rocosos de los esteros que se cruzan complican el andar de los caballos, el avance se hace lento y pausado. La recompensa, sin embargo, hace que el recorrido valga la pena.Acampar a orillas del Lago Quinto es un deleite y una excelente manera de apreciar las bellezas naturales de la zona.

El tercer tramo comprende un trecho largo (más de 15 kilómetros), pero de fácil andar, que se inserta dentro de los terrenos de la Reserva Nacional Lago Palena.Se trata de un avance rápido y sin mayores obstáculos,que presenta una huella bien marcada y un bosque exuberante. Este tramo finaliza en el hito 31, donde están todas las condiciones para armar un buen campamento y alimentar a los caballos.

El cuarto y último tramo comprende un trazado corto (más de 5 kilómetros), pero donde las condiciones de la huella son más exigentes,por lo que se recomienda su recorrido a caballo pero en forma liviana,es decir,sin carga ni mochilas, hasta llegar al último Hito (Nº 35) de esta ruta,ubicado en la orilla Norte del Lago Palena,para luego retornar al campamento ubicado en el Hito 31.

El sendero que a continuación se invita a recorrer ha sido el resultado de un intenso y coordinado trabajo entre distintas instituciones. Entre ellas es necesario mencionar al Ministerio de Bienes Nacionales y su Secretaría Regional Ministerial de Aysén, a través de su programa Rutas Patrimoniales; el programa Sendero de Chile; la Municipalidad de Lago Verde y la Corporación Nacional Forestal (CONAF)

Ubicación

Dia3 Lago Verde Lago Palena.jpg


La Ruta Patrimonial del Sendero de Chile Lago Verde a Lago Palena se ubica a 225 kilómetros de la localidad de Chaitén, capital de la provincia de Palena,y a 74 kilómetros de la localidad de La Junta, en la Carretera Austral.

Comienza en la localidad de Lago Verde ubicada en el extremo Norte de la provincia de Coyhaique en la Región de Aysén y termina en la Reserva Nacional Lago Palena, una de las Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE), administrada por la Corporación Nacional Forestal (CONAF),ubicada en el extremo Sur de la provincia de Palena en la Región de Los Lagos.

La ruta forma parte del Sendero de Chile,específicamente corresponde a la parte sur del tramo que une las localidades de Alto Palena por el norte y Lago Verde por el sur.


Época adecuada

La época adecuada para esta ruta es de mitad enero a marzo producto de la nieve durante el invierno. Depende del deshielo y del clima el Rio Quinto puede ser demasiado caudaloso en la primavera para cruzarlo a pie.

Acceso

Para llegar existen dos alternativas:

  • 1 Vía Carretera Austral: Se debe llegar a Chaitén,para lo cual se hace necesario realizar transbordos en embarcaciones marítimas,las cuales zarpan desde Puerto Montt o Quellón, una vez ahí se recorre la Carretera Austral Nº7 por 151 km, hasta llegar a la localidad de La Junta, donde se accede a la carretera X-10 hacia el Este, internándose entre cordilleras por 74 km, hasta llegar a la localidad de Lago Verde,poblado cercano al lago del mismo nombre.
  • 2 Vía territorio argentino:Se puede ingresar al territorio argentino a través del paso fronterizo de Puyehue, localizado al Este de la ciudad de Osorno,desde donde son aproximadamente unos 400 km, hasta el paso fronterizo de Futaleufú, existe otro paso fronterizo cerca de la localidad de Lago Verde, pero se recomienda ingresar a territorio chileno a través del paso de Futaleufú, el cual se encuentra en mejor estado y cuenta con un flujo mayor de vehículos,a diferencia del paso por Lago Verde, el cual se encuentra casi totalmente abandonado y carece de flujo vehicular en forma regular, ambos pasos presentan estacionalidad,ya que en periodo invernal se pueden encontrar cerrados, por lo cual se recomienda chequear en la Municipalidad de Futaleufú el estado en que se encuentra el paso.


En transporte público y autostop

Señalización

Esta ruta esta compuesta por 35 hitos georreferenciados. Como soporte de la señalización se utilizaron postes de coigües y lengas muertas, aserrados a 1,5 metros de altura. En cada uno de ellos se instaló en su parte superior una placa con el número correspondiente.

Comentario de 2018: Varios de ese hitos desaparecieron en los últimos años.


La distancia entre los hitos varía dependiendo de las características temáticas de cada punto. Además, se han utilizado marcas indicativas en aquellos tramos de difícil recorrido, consistentes en estacas pintadas de rojo, donde es fácil perder la huella al esquivar troncos o accidentes naturales.

Comentario de 2018: Casi ninguna de esas estacas pintadas de rojo quedas visible.


En forma complementaria,se instaló al principio de la ruta, en el extremo Norte del pueblo, un letrero grande con información gráfica y escrita, a modo de descripción general. Y a su vez se instalaron a lo largo del trayecto dos paneles informativos donde se complementa aún más la información disponible en esta guía.

Comentario de 2018: Ese letrero y los paneles no se encuentra mas en Lago Verde.


La ruta esta divididos en cuatro tramos independientes pero consecutivos.

Descripción de la ruta

Día 1

  • 20,42 km
  • 5 Hr. 30 min.
Hito día 6

Comenzamos nuestro recorrido por la Ruta Patrimonial del Sendero de Chile El punto de partida se ubica en la salida Norte del pueblo,al final de la calle Río Quinto.

En ese punto, que corresponde al comienzo de la ruta que une las localidades de Lago Verde y Lago Palena, se aprecia un letrero que entrega información sobre los trazados e hitos de la ruta, además de otros datos complementarios que resultan de mucha utilidad para el viajero, este punto ha sido denominado como Hito 1,Portal de Inicio.

Mientras comenzamos el recorrido, y como una forma de familiarizarnos con la zona, nos cuentan los lugareños, que, mucho antes que existiera el camino que baja hacia a La Junta,por ahí pasaban las tropillas de vacunos y ovinos que se dirigían a las ferias ganaderas que se hacían en las localidades de Alto Palena y Chaitén.

Tomamos la ruta en dirección Norte, que se emplaza sobre un camino vehicular de tierra que está en muy buen estado,ideal para recorrerlo a pie o a caballo. A cada lado se levantan amplios cercos de madera, que permiten mantener a los animales en excelentes potreros muy bien cuidados.A través de los corrales podemos apreciar verdaderas alfombras de pastizales y renovales de radal (Lomatia hirsuta), ñirres (Nothofagus antarctica) y una que otra mancha de coligüe o cañas (Chusque culeou ). Estas últimas, según nos cuentan, son muy usadas como forraje en el invierno.

Al levantar la vista vemos imponentes las cumbres de los cerros Botella Este,que presenta una altura de 1.748 metros sobre el nivel del mar (msnm),y Botella Oeste,con 1.817 msnm. El primero se encuentra en territorio argentino, mientras que el segundo forma parte del límite internacional. Tras cruzar un pequeño estero llegamos al Hito 2, Los Grandes Pastizales, un punto que marca el fin de los potreros cerrados con corrales de madera y el inicio de los grandes pastizales y campos de renovales. Hacia delante la huella sigue siendo un camino vehicular de tierra, aunque ya no se aprecian marcas de tráfico frecuente y se distinguen las estacas y señalizaciones instaladas por el Sendero de Chile.

Para llegar al Hito 3, Desvío del Riachuelo, se debe continuar por el camino hacia el Norte, el cual comienza a ascender levemente entre renovales para luego descender suavemente en dirección Noroeste,alrededor de 3.800 metros. Luego debemos cruzar un portón de corral o “tranca”, el que es muy importante dejar cerrado,para evitar que el ganado se escape.Este hito se ubica a unos 5 metros después de cruzar un pequeño estero, y marca un bifurcación del camino, donde hay que tomar el que sigue hacia el Oeste.

Al dejar atrás el Hito 3,continuamos unos 2.600 metros hacia el Noroeste hasta toparnos con el valle del Río Pico. Se trata de un cauce que nace en la Patagonia argentina y que tras recorrerlo por unos 1.000 metros de Este a Oeste nos permite dar con el Hito 4, denominado La Pasarela. Es importante mencionar que desde el Hito 1 hasta el Hito 4 los terrenos aledaños al camino pertenecen a la sucesión de la familia Rubio.Con más de 1.309 hectáreas de extensión, actualmente esos campos se encuentran bajo un régimen de explotación extensiva de leña y ganadería.

Allí existe,como su nombre lo indica, una añosa pasarela colgante. Hoy, producto del deplorable estado de sus cimientos y postes estructurales, está siendo renovada. Este hito es muy importante, ya que, en meses estivales, de noviembre a abril, es posible vadear bien el río.Si el cauce está en condiciones óptimas, el jinete puede cruzar mojándose sólo la planta de los pies. Pero en temporada de invierno, cuando el río viene con abundante agua,cruzar a caballo es prácticamente imposible.

Luego de cruzar el Río Pico nos encontramos con un camino de tierra que aún conserva su ancho vehicular. Ello nos permite seguir cabalgando con holgura en dirección Noroeste, y en forma paralela al río,hasta llegar al Hito 5 nombrado como Fundo La Esperanza, aquí se acaba el camino con características vehiculares y comienza una típica huella cordillerana del Sur que, pese a su estrechez, permite el tránsito de caballos u otros animales en varias direcciones. Hasta aquí hemos recorrido un camino rodeado por renovales de radal y ñirre.

La huella que seguimos desde el Hito 5 hacia delante nos lleva por un camino de pendiente muy pronunciada y fuerte. En pocos minutos pasamos de los 325 msnm a los 450 msnm,adquiriendo la huella doble dificultad producto de las características arcillosas del suelo y de las condiciones de humedad que se advierten a ese nivel de altura.Sin embargo,a los costados se levantan tupidos y extensos bosques de renovales de notros (Embothrium coccineum), radales y coigües (Nothofagus dombeyi), lo que nos permite una estupenda oxigenación y una visión panorámica de un lugar que parece absolutamente virgen. También se aprecian arbustos,como la zarzaparrilla (Ribes magallanicum) y el calafate (Berberis Buxifolia). Tras pasar una estrecha y empinada curva, llegamos al Hito 6, conocido como Mirador del Valle.El lugar que fue construido hace menos de dos años por el Sendero de Chile cuenta con una excelente señalización y bancas que permiten el descanso lo que es recomendable hacer, sobre todo para dar descanso a los caballos que han debido sortear grandes dificultades para llegar hasta aquí. Además,la vista es maravillosa.Hacia el Sureste se puede apreciar el valle del Río Pico y su confluencia con el Río Figueroa, que desciende desde el Norte.También es posible ver las espectaculares geoformas que han dejado las erosiones glaciares y las extensas masas de bosques que ocupan las laderas de los cerros. A partir de ahí la huella toma una dirección preferentemente Norte y se desarrolla sobre laderas de cerros cubiertas principalmente de renovales de radal y coigüe. A diferencia de los esfuerzos que hicimos para llegar hasta el Hito 6, esta parte del camino resulta fácil y de poca pendiente.Ello nos permite disfrutar aún más del paisaje. Unos 1.250 metros más al Norte nos topamos con una “tranca”, que corresponde al Hito 7 y se conoce como las Tranqueras del filo. Luego de cruzarla y cerrarla, continuamos el recorrido en la misma dirección. El lugar tiene una vista privilegiada. Se aprecian con nitidez los rastros dejados por la erosión glacial, con sus rocas aborregadas, y una vegetación frondosa y húmeda. Desde ahí también se puede ver el trabajo de los hombres que limpian los campos y los preparan para la ganadería. Los lugareños cuentan que antes de iniciar cualquier actividad de pastoreo estos jornaleros queman el bosque, siempre en forma controlada,y luego acumulan los restos de troncos formando pequeñas rumas que finalmente usan como leña. En el espacio abierto que se forma, más tarde crece el pasto.

Primer día

Al fijar la vista hacia el Norte vemos picos de montañas sin nombre aún, que superan los 1.700 msnm.Y hacia el Este,un montón de cumbres que se ubican justo en el límite internacional con Argentina. Seguimos avanzando hacia el Norte, a través de campos en proceso de limpieza. Hacia lado y lado observamos varios troncos botados, algunos quemados y otros aserrados, pocos metros más allá atravesamos una pequeña cuenca de origen glaciar, donde se emplaza una pequeña laguna. En el lugar existe un pequeño bosque de renovales de lenga (Nothofagus pumilio), donde gracias a la presencia de leña y agua potable,es posible acampar, previa autorización del propietario, cuya casa se ubica cerca del lugar. Después del descanso,continuamos nuestro recorrido hacia el Norte según nos indica la huella. A poco andar,nos encontramos con que el camino comienza en un paulatino descenso hacia el valle del Río De los Nevados.El cauce,que se forma de la conjunción de varios afluentes cordilleranos que provienen del Norte, fluye hacia el Sur hasta juntarse con el Río Pico,donde pasa a llamarse Río Figueroa. Más al Sur éste confluye con el Río El Desagüe, que se llama así justamente porque corresponde al desagüe del Lago Verde.

Siguiendo hacia el Norte ,llegamos hasta una tranca, tras cruzarla y cerrarla, seguimos cabalgando por la ladera oriental del valle del Río De los Nevados, hasta llegar luego de aproximadamente 3.050 metros al Hito 8,que se denomina Río Diente o Valle Primero.

La vista es excelente.No sólo permite apreciar las cascadas que forman el Río Diente, sino que también es posible observar con amplitud el valle que se forma al confluir este último con el Río De los Nevados. Al mirar al horizonte vemos los enormes picos nevados que flanquean el valle del Río Quinto y que alimentan el lago del mismo nombre,ubicado en dirección Norte desde donde nos encontramos. La vegetación,que se torna frondosa y pareja, corresponde casi en su totalidad a renovales de radal y notro, distinguiéndose arbustos como el michay (Berberis darwinii),el calafate y la zarzaparrilla.

Sin embargo, cuando volteamos la mirada hacia el Este nos encontramos con un panorama desolador. Troncos solitarios desperdigados por laderas prácticamente inaccesibles son la huella de que allí,hace muchos años, un incendio voraz destruyó una vegetación excepcional.

Siguiendo nuestro recorrido, unos 1.300 metros más al Norte, por la ladera oriente del valle del Río De los Nevados,llegamos al Hito 9,que se denomina Estero San Lorenzo. Éste se ubica a un costado del Estero San Lorenzo, un punto donde se advierte la fuerte erosión de la que ha sido víctima el lugar, luego de que las crecidas del Río De los Nevados,ocurridas en el año 2000, provocaran un gran corte en el suelo. Hoy se pueden ver, gracias a la erosión todos los sedimentos depositados en décadas anteriores. Después de un pequeño descanso, descendemos hacia el fondo del valle del Río De los Nevados y seguimos la huella avanzando en dirección Norte. Aguas arriba, el sector está poblado de renovales de coigüe y notro y algunos arbustos de chaura (Gaultheria phillyreifolia). En este trayecto,que comprende un trecho de aproximadamente 1.200 metros, se cruzan dos trancas que una vez traspasadas se deben dejar cerradas.

Comenzamos a subir hacia la ladera oriental del valle dejando atrás la caja del río. La senda comienza a ensancharse y unos pocos metros más al Norte atravesamos una enorme tranca. Para nuestra sorpresa,nos encontramos con unos campos muy bien cuidados y pastizales de primera calidad, que albergan a una gran cantidad de ganado vacuno,el principal sustento de la gente del lugar.

Senda arriba,la huella se interna en un bosque maduro de mañíos (Saxegothaea conspicua), tepas (Laurelia philippiana) y coigües, el que ha sido intervenido para ser usado en la ganadería.Sin embargo, notamos que todo se hizo con sutileza, pues aún quedan grandes árboles de distintas especies que embellecen el lugar. Dentro de ese bosque ubicamos el Hito 10, a un costado del sendero, al cual denominamos como Bosque Maduro.

Una vez que dejamos atrás el Río De los Nevados, el camino nos permite disfrutar de un bosque abierto,con grandes árboles que se presentan imponentes a cada lado de la huella que nos orienta, hasta que llegamos a la última tranca dentro de nuestro recorrido. Unos 2.460 metros más al Norte llegamos al Hito 11, denominado, Desvío al Refugio Particular. El lugar es un desvío que lleva a las casas y potreros de un lugareño.En el lugar existe un refugio construido especialmente para dar alojamiento a los viajeros que recorren la huella. Después de cinco horas y media de trayecto, la noticia es alentadora. Dado la belleza del jardín que rodea el lugar es aconsejable dedicar un tiempo para recorrerlo y disfrutar de manzanos, albaricoques, y una joven araucaria (Araucaria araucana) cuyas ramas verde oscuro se reflejan imponentes en un cielo sorprendentemente puro. Todos los límites del lugar son naturales. Al Este se aprecian espectaculares barrancos que forman parte del límite con Argentina.Hacia el Oeste se muestra imponente una hilera de montañas cubiertas de espesos bosques de coigües, tepas y mañíos. Hacia el Norte se divisa el valle del Río Quinto, que baja desde el Norte y vira al Oeste en dirección al pueblo de La Junta, algunos kilómetros delante del Hito 11.

Día 2

13,74 km, 6 Hr.

Día 2

A la mañana siguiente,continuamos con energía nuestro recorrido hacia el Norte.Debemos devolvernos por el desvío que habíamos dejado marcado en el hito 11,pues el refugio estaba unos pocos metros apartados de la huella “madre”.

Una vez en ella, avanzamos por un camino bien marcado, de escasa pendiente y rodeado de un frondoso bosque. Al cabo de unos 1.400 metros desde el Hito 11,en dirección Norte, llegamos al Hito 12, denominado, Desvío al Valle Hermoso. El punto, corresponde a un desvío en dirección Noreste que indica el camino hacia un lugar denominado Valle Hermoso. Dicen que esta huella la usan los baquianos (nombre que reciben los arrieros cordilleranos), para llevar su ganado hacia las empastadas y veranadas,que existen hacia el final de ese camino, las que cumplen el objetivo que las tropillas de animales puedan pastar en verano, permitiendo que los pastos utilizados en invierno se recuperen en época estival.

Tras admirar el paisaje,seguimos la huella que nos lleva hacia el Norte, cruzando por el fondo del valle en dirección al Río Quinto.En esta zona, predominan los renovales de coigüe, tepa y mañío, y se cruzan, algunos pequeños puentes de madera fabricados por el Sendero de Chile.

Pese a lo austral del punto en que estamos,el camino está en buenas condiciones. Unos pasos hacia el Norte, nos topamos con dos hermosos esteros que invitan al viajero a tomar un descanso,luego de cruzarlos,la ruta comienza a virar hacia el Oeste y nos encontramos frente a frente con el Río Quinto. Para llegar al Hito 13, denominado, Cruce Río Quinto, seguimos algunos metros (100 m) hacia el Oeste,vadeamos el río y lo cruzamos en dirección Norte. En ese punto está el hito que marca el cruce del Río Quinto y el refugio del Sendero de Chile.El lugar está en muy buenas condiciones, permite capear el mal tiempo y esperar a que se den las condiciones para cruzar el río, que en épocas lluviosas crece en forma considerable. La zona se encuentra poblada de renovales de mañío y coigüe. Sin embargo, y esto fue determinante en que quisiéramos seguir, no cuenta con áreas de pastizales para alimentar a los caballos, hecho fundamental al momento de elegir un lugar de campamento.

Desde este punto, la ruta comienza a subir por la ladera poniente del valle del Río Quinto, y aunque la huella está bien marcada, en condiciones lluviosas se hace muy difícil su recorrido,debido al barro y las altas pendientes de algunos tramos. Es una subida de aproximadamente de más de 1 kilómetro, donde abunda el barro, los esteros pedregosos y raíces que obstaculizan el andar de los caballos. Luego de recorrer 1.100 metros, llegamos al Hito 14,denominado en la zona como Campamento Muñeco.

El lugar corresponde a un desvío que antiguamente utilizaban los baquianos para descender a las orillas del Río Quinto y darles descanso a sus animales antes de continuar con el trayecto hacia el Norte,era el lugar predilecto para el descanso de un baquiano de la zona apodada el Muñeco. Pese a que en esta zona la huella disminuye su pendiente, recorrerla no es fácil.Varias veces nos topamos con pozas de barro, rocosos lechos de esteros o árboles caídos que nos obligan a realizar varios rodeos y desvíos, por lo cual se recomienda tomar precauciones y no alejarse mucho de la huella original. Unos 2,5 kilómetros más al Norte nos encontramos con el Hito 15, denominado “Arroyo La Pulsera”. Éste corresponde a una hermosa formación de cascadas que fluyen en forma lenta, esculpiendo hermosos pozones sobre su lecho de granito gris (roca ígnea intrusiva). La humedad del lugar permite la existencia de extensas formaciones de cañas, musgos, helechos y la presencia de un bosque más tupido que los anteriores, donde el mañío es la especie dominante.

Día 2

Hacia delante la huella sigue presentando varios tramos complicados,ya sea por el barro,que es cada vez más abundante, o por las fuertes raíces que entorpecen el andar de los caballos.Al cabo de 1,1 kilómetros, se aprecian los rastros dejados por un rodado que arrancó de raíz unos cuantos árboles y dejó una gran zanja en la ladera de la montaña,señal inequívoca del riesgo de recorrer la ruta en épocas no adecuadas.

Tras caminar 1.300 metros por una ruta de regular calidad,llegamos a la famosa Bajada del Diablo,que debe su nombre a la abrupta pendiente que posee, imposible no marcar ese lugar como el Hito 16.

Este constituye el comienzo de una bajada con altas pendientes,aunque no peligrosas. Cuando hay poco barro y el camino está en buen estado,hasta un jinete novato puede bajar sin desmontarse. En invierno, sin embargo, es probable que haya que tomar más precauciones. Para llegar hasta el fondo del valle,se baja en forma de zigzag.

En esta zona reina el mañío en sus versiones macho y hembra y empiezan a aparecer los primeros ejemplares de lenga. Un poco más abajo encontramos algunos que alcanzan los 30 –y más–metros de altura.

Una vez concluido el trayecto de la Bajada del Diablo, luego de 420 metros, llegamos a una planicie poblada de lengas, que decoran el Río Quinto de una forma destacable. El lugar,que marcamos como el Hito 17, presenta óptimas condiciones para realizar un campamento,pues cuenta con leña, agua y algunos mallines donde crece pasto para los animales.

Para avanzar en nuestro recorrido hacia el Norte debemos cruzar nuevamente el Río Quinto. Si bien en esta zona el cauce es más angosto, hay que decir que su profundidad varía de un lado a otro, y en algunas partes supera,incluso, el alto de la montura.Por lo mismo, para evitar mojar la carga, se recomienda sujetar fuertemente las riendas y avanzar lentamente, preocupándose de que el caballo vea las piedras del fondo.

Del otro lado del río llegamos a una zona dominada por helechos y cañas.Donde existen varios esteros que fluyen formando grandes pozas de barro.Se avanzan varios metros en forma paralela al río siguiendo la huella, hasta un punto donde lo volvemos a cruzar. Luego, nuevamente en la orilla Oeste seguimos unos cuantos pasos hacia el Norte, siempre bordeando el río, hasta llegar al Hito 18,denominado, Ultimo Cruce del Río Quinto. El lugar corresponde al último cruce del río en esta parte del recorrido, antes de llegar a la laguna del Río Quinto.Debemos seguir con mucha cautela,ya que existen grandes rocas en el fondo que podrían desestabilizar al caballo y provocar la caída del jinete. Se debe andar a un paso más lento que de costumbre, lo que resulta acertado, pues pocos metros más al Norte el camino se torna de subida. Al cabo de unos dos kilómetros, la huella se vuelve curva y zigzagueante,con subidas y bajadas por suelo pedregoso, producto de los derrubios que ha dejado la erosión de las laderas rocosas, pero 1,8 kilómetros antes de llegar al Hito 19el panorama cambia radicalmente y la huella se vuelve más llevadera mientras recorre bosques de enormes y maduras lengas. Al llegar al Hito 19, denominado, Laguna del Río Quinto se nos aparece la laguna en todo su esplendor.Junto a sus aguas quietas y transparentes que reflejan los picos nevados de la cordillera encontramos una idílica playa de orilla de lago con estupendos sitios para acampar. Hacia atrás, el panorama es más fabuloso todavía. Domina el bosque la lenga y se aprecian añosas especies arbustivas como el michai, con sus frutos negros y esféricos, y la canelilla, especie con hojas similares a las del canelo pero que crece a ras del suelo, no es difícil avistar en los árboles de las orillas de la laguna,al hermoso martín pescador (Ceryle torquita), acechando a algún descuidado pez. Aquí se recomienda realizar campamento, dado el tremendo esfuerzo realizado por las cabalgaduras tras 6 horas de subidas y bajadas.

Día 3

15,76 km, 6 Hr. 30 min.

Día 3

Tras descansar los animales y disfrutar del paisaje, la huella cruza el Río Quinto por última vez,justo en el punto donde se desagua la laguna. Unos pocos metros más adelante llegamos a la orilla Oeste y continuamos avanzando hacia el Norte, siguiendo el contorno muy cerca del agua. Claro que eso dura poco. Minutos después la huella retoma su altura y se introduce en tierra firme,llegando 2,2 kilómetros más adelante al Hito 20, que marca el cruce de un estero sin nombre de gran belleza que fluye hacia la laguna del Río Quinto. Lo cruzamos y seguimos avanzando por una zona plana y pantanosa. En algunos puntos se hace necesario ingresar al estero para vadear obstáculos de troncos y pozones de barro. El camino se torna tan irregular que a ratos es fácil perder la huella.Se hace necesario buscar restos de ramas o troncos cortados por antiguos baquianos, que quedaron como testigos de su paso, además de las estacas rojas dejadas por nosotros en la ruta.

Seguimos avanzando hacia el Noreste, esquivando el barro y cruzando varios esteros pequeños que forman meandros y zonas pantanosas. El bosque de lenga sigue siendo la especie dominante. Al cabo de medio kilómetro y un poco más llegamos al Hito 21, que corresponde a un área de campamento establecido por el personal de mantención de la Ruta del Sendero de Chile, que cuenta con una buena infraestructura básica de mesas y bancas,más agua de un estero cristalino y abundante leña de árboles muertos. Sólo funciona en época estival ya que en tiempos de lluvia puede tornarse inhabitable. Por su condición de zona plana, cuesta que las aguas escurran,lo que hace que el entorno de la zona de campamento se transforme en una extensa pradera cenagosa.

Hacia el Norte se aprecian varios puentes pequeños construidos sobre el barro y abundan las zonas de pastos altos y renovales de lenga. Para llegar al Hito 22, denominado como, Bifurcación Importante, recorremos casi 600 metros, desde el Hito 21. Una vez ahí nos encontramos con una bifurcación desde donde parten dos senderos: uno con dirección al Noroeste, que lleva a una laguna y a grandes mallines y luego toma el sendero hacia la cordillera; y otro con dirección al Noreste, que se interna en la cuenca del Lago Palena,se debe tomar este último.

De aquí en adelante comienzan a desaparecer las zonas de mallines y la huella adquiere un leve ascenso hacia las laderas de los cerros. El camino, cuyo suelo está cubierto de canelilla o traro (Ovidia andina) y a su alrededor está rodeado de grandes ejemplares de lenga,tiene una forma irregular. Son aproximadamente más de 1.100 los metros que debemos sortear con subidas y bajadas antes de llegar al Hito 23, denominado como, Rocas del Barranco.

Este último, corresponde a una zona cubierta de bosque de lenga, donde se han depositado grandes bloques de rocas que han caído desde los farellones de las cimas adyacentes al valle. Advertimos con asombro que una de esas rocas cayó de tal forma,que se convirtió en un alero que posibilita el resguardo en caso de lluvias.

Más al Norte la huella comienza a aumentar su pendiente. Sin embargo,dada la buena calidad en que se encuentra, el andar no se hace complicado.

Seguimos en dirección Noreste hasta toparnos con un pequeño estero que corre hacia el Sur. Su lecho es tan ancho, que permite el desarrollo generoso de renovales de coigüe y lenga.Aquí la ruta sigue el trazado del estero aguas arriba, cruzándolo en varias ocasiones. Un poco más allá atravesamos una extensa planicie tapizada de troncos de árboles muertos,aún de pie,y sin darnos cuenta llegamos al Hito 24. Aquí la huella deja atrás el estero y se interna en una ladera de pendientes suaves, donde predomina la lenga y la canelilla. El camino toma dirección Norte por las laderas que están al Oeste del Lago Palena.

Día 3, hito 26

La importancia de este Hito radica en que unos 400 metros más al Norte se marca el límite entre la Décima y la Undécima regiones y a su vez indica el comienzo de la Reserva Nacional del Lago Palena. De pronto y dado que estamos en un punto en medio del bosque, a más menos trescientos metros de la orilla, se nos aparece entrecortado por los árboles con toda su majestuosidad un extenso lago de aguas color esmeralda. Es el Lago Palena,lugar que corresponde al Hito 25, llamado Vista al Lago.

El color verde del monte resulta energizante y el bosque de lenga hace del trayecto una verdadera ruta para disfrutar.Pasamos por el costado de un pequeño lago y al cabo de 2.300 metros llegamos al Río Corto, un cauce que luego de cruzarlo nos ubica de frente con el Hito 26. Aquí se ubica un refugio de la CONAF que cuenta con dos cabañas tipo fogón abierto,construidas en forma rústica, con piso de tierra, techo de canales de troncos y un baño de buena calidad.

Las cabañas cuentan con estupendas comodidades para pasar una buena estadía.Además,existe una excelente vista del Lago Corto. Aconsejamos descansar en el lugar, pero no quedarse a dormir. Los caballos podrían resentir la falta de pasto. Desde aquí la ruta vira hacia el Noroeste y se interna entre lomajes cubiertos por extensos bosques de lengas alfombrados con canelilla. Estos encierran pequeñas cubetas endorreicas (depresiones en el terreno que carecen de drenaje) donde se desarrollan un sinúmero de lagunillas rodeadas de mallines. Debemos decir que la huella está bien marcada y es de fácil tranco. Unos 1.050 metros hacia el Noroeste, siempre siguiendo la ruta de la huella, llegamos al Hito 27, específicamente a un sitio denominado “Arroyo sin nombre”. De aguas cristalinas y torrente pausado, este arroyo forma meandros que surcan el fondo del bosque, resaltando la belleza y tranquilidad del paisaje. Luego de cruzarlo, sin grandes dificultades, continuamos hacia el Noreste. Seguimos por una huella bien marcada y rodeada de un exuberante bosque de lenga por unos dos kilómetros hasta llegar al Hito 28. En ese lugar se abren majestuosas unas cascadas, formadas por riachuelos de escasa magnitud. A partir de ahí comienza una corta pero pronunciada subida de fácil recorrido. Los ejemplares de lenga c omienzan a aumentar considerablemente su tamaño y la canelilla que forra el suelo permite la aparición de la chaura.

Luego de 680 metros de subidas y bajadas suaves llegamos al Hito 29, el cual marca el comienzo de una empastada cuyo origen se remonta varios años atrás y que proviene de un mallín (zona pantanosa). Ésta es utilizada por las tropillas de animales para alimentarse mientras se recuperan los pastos del valle. Se recomienda cruzar esta veranada en línea recta hacia el Noreste. Medio kilómetro más allá está el Hito 30, que marca el final de los pastizales y el punto donde se retoma la ruta. Este lugar posee buenas características como área de campamento, ya que cuenta con zonas planas y secas, un riachuelo para el agua y leña seca de árboles caídos, aunque con objeto de mantener la estructura de los tramos propuestos para esta ruta, le recomendamos continuar adelante.

A partir del Hito 30, la huella sigue hacia el Oeste entre bosques de lengas de gran tamaño y una hermosa alfombra de canelilla que se esparce a través de lomajes suaves.También se cruzan pequeños riachuelos y al cabo de un kilómetro se distingue una gran laguna en dirección Norte. El verde de sus aguas puede hacer que se confunda con el Lago Palena,pero sólo se trata de una pequeña laguna en altura. Avanzamos en dirección Oeste, siempre por una ruta de subida y bajada,hasta llegar a una pequeña laguna a mano izquierda. Ahí ubicamos el Hito 31,donde además se ubica el renombrado “Refugio de Sánchez Pobre”,construido en base a troncos labrados a hacha y con piso de tierra, cuyo nombre se debe a un antiguo poblador de la zona que acostumbraba a traer sus tropillas de animales a pastar en estos lugares.El refugio,que todavía conserva un enorme fogón en su interior, se encuentra en muy mal estado. Sólo sirve para cocinar y capear el mal tiempo. Alojar en él no es recomendable. Sin embargo, el sector donde se ubica la cabaña cuenta con roces recientes, lo que permite contar con pasto para los animales y leña para el fuego. Además, hay agua cerca y unos improvisados corrales que permiten retener a los caballos mientras se alimentan y pasan la noche.

Día 4

5,6 km, 4 Hr. 30 min.

Día 4

Recomendamos al viajero que quiere retornar a Lago Verde, dejar el campamento armado y a los caballos pilcheros descansando,y partir hacia el Noroeste más liviano, con su caballo y comida para el día,en busca del último hito de esta ruta. La huella está bien marcada y la cubre un hermoso bosque de lengas. A un kilómetro de cabalgata,llegamos al Hito 32, denominado como Vista al Lago. En este lugar la huella comienza a descender hacia la orilla del majestuoso y aislado Lago Palena. Desde ahí, es posible distinguir, por primera vez en forma clara,las aguas de color esmeralda del lago. La gran cantidad de lengas que han caído,producto del mal tiempo,han bloqueado el camino en varios tramos,por lo que se hace necesario realizar algunos rodeos. Siguiendo hacia el Oeste,bordeando la orilla Sur de este inmenso lago,llegamos a un punto denominado Puntilla López. Constatamos que nos encontramos en el extremo Oeste del lago,un sitio que se conserva en muy buen estado y que permite rodearlo sin dificultad hasta tomar la orientación hacia el Noreste. Por los estacones y vigas para los cobertizos, advertimos que por ahí han pasado varios campamentos de baquianos. Tras unos cuantos minutos de descanso,retomamos la huella por el borde del Lago Palena. Cabalgamos lentamente hasta llegar a la desembocadura del Estero Los Témpanos, uno de los cuantos cursos de agua que desembocan en el lago. Este es el Hito 33, denominado como Puntilla López. Constatamos que nos encontramos en el extremo Oeste del lago,un sitio que se conserva en muy buen estado y que permite rodearlo sin dificultad hasta tomar la orientación hacia el Noreste. Por los estacones y vigas para los cobertizos, advertimos que por ahí han pasado varios campamentos de baquianos. Tras unos cuantos minutos de descanso,retomamos la huella por el borde del Lago Palena. Cabalgamos lentamente hasta llegar a la desembocadura del Estero Los Témpanos, uno de los cuantos cursos de agua que desembocan en el lago. Este es el Hito 33, denominado como Puntilla López.

Día 4

Constatamos que nos encontramos en el extremo Oeste del lago,un sitio que se conserva en muy buen estado y que permite rodearlo sin dificultad hasta tomar la orientación hacia el Noreste. Por los estacones y vigas para los cobertizos, advertimos que por ahí han pasado varios campamentos de baquianos. Tras unos cuantos minutos de descanso,retomamos la huella por el borde del Lago Palena. Cabalgamos lentamente hasta llegar a la desembocadura del Estero Los Témpanos, uno de los cuantos cursos de agua que desembocan en el lago. Este es el Hito 33, denominado como Puntilla López. Tras bajarnos de los caballos constatamos que el lugar es ideal para descansar, pues desde ahí es posible contemplar la grandeza del lago en todo su esplendor. Muchos turistas llegan hasta ahí en bote, desde Argentina o de alguno de los refugios que CONAF posee en las orillas del lago.

Tomamos el recorrido en dirección Este. Sin embargo, tras unos pocos metros de cabalgata,debemos torcer hacia el Oeste, a fin de capear un acantilado que baja directamente al lago. Esta suerte de accidente geográfico nos obliga a dar un gran rodeo que nos permite apreciar desde un ángulo completamente distinto el lago y sus cordilleras adyacentes. El lago parece una bóveda verde, virgen, quieta, majestuosa. Nuevamente la huella, retoma la orientación Este, por un camino que no revierte mayor dificultad.

De bajada,nos volvemos a encontrar con una de las tantas orillas del Lago Palena.Con sorpresa advertimos que estamos en medio de un refugio construido en base a rocas que han caído de los farellones montañosos, y que aún se conserva en un buen estado, hemos llegado al Hito 34. De ahí en adelante la huella se vuelve cada vez más complicada. Nos encontramos con una pendiente que pone a prueba la resistencia de los caballos, árboles caídos que nos obligan a realizar grandes rodeos, piedras y bolones,que junto con las raíces de las lengas, complican el andar. Se recomienda avanzar este trayecto a pie, llevando al caballo desde las riendas.

Siguiendo el avance, se llega a un gran derrumbe. Para cruzarlo, debemos caminar en forma descendente hasta la orilla del lago y luego avanzar por aguas poco profundas.

Luego de una hora de camino,desde el derrumbe, llegamos al Hito 35, que corresponde al último punto de nuestra Ruta Patrimonial. Pero que a su vez se ubica en el Hito 35 de la ruta que viene desde el pueblo de Alto Palena por el Norte. Se recomienda en este punto, bajar a la orilla del lago y contemplar su belleza, rodeada de cordilleras de exuberante verdor.

Permisos / Tarifas

Gratis-y-sin-permisos.png Esta ruta es gratis y no se requiere permiso

Recomendaciones y consideraciones

  • Las descripciones se basaron en una excursión a caballo, sin embargo los tiempos son similares a los de trekking.
Rutas patrimoniales ministerio bienes nacionales.PNG
  • Este trekking está descrito con lujo de detalles en la siguiente topoguía de las Rutas Patrimoniales del Ministerio de Bienes Nacionales. Se puede pedir una versión impresa en el Ministerio: +56223512100, anexo 2325. Es muy recomendable llevarla al trekking, pues enriquece la experiencia con descripciones de flora, fauna, geografía y geología.
  • Evite realizar el recorrido en jornadas con precipitaciones abundantes o en periodo de deshielos importantes.El caudal de los ríos Píco y Quinto, aumentan considerablemente imposibilitando su cruce en varios tramos.
  • Considere que esta ruta no es apta para ser recorrida hasta el Lago Palena desde mediados de otoño hasta finales de primavera.
  • Para pernoctar en albergues o terrenos particulares,debe considerar solicitar previamente a autorización respectiva.
  • Para ubicar algún guía que posea caballos y conozca la huella, se recomienda consultar en la web de la Municipalidad de Lago Verde o por teléfono.


Revisa la lista completa de 316 rutas de trekking y las 282 rutas de montaña en Chile